Archivo | septiembre, 2007

Volver a morir.

30 Sep
Era el año de 1833, cuando la familia hurtado fué bendecida con una hija, a la cual Bautizaron con el nombre de Victoriana, victoriana fué muy amada por su familia, aparte de que era su única hija, nunca le faltaba nada, pues sus padres eran de muy buena poscición económica.
 
Pasa el timpo y se casa con un joven muy conocido por la familia;con el cual engendraron a tres hijos, fruto de esa unión, la diferencia de edades era de un año.
Cuando mueren los padres de Victoriana, ella queda como única heredera de toda la fortuna, la cosas llegan a cambiar en la familia, el esposo deja de trabajar y solo se dedica a despilfarrar la fortuna de su esposa, todo al vicio. A los dos años el esposo muere pòr causa de los exesos, principalmente por el exeso del alcohol.
 
Sus hijos se convirtieron en unos grandes buitres, aprovechandose de su madre para vaciar sus arcas y llenar la de ellos.
Victoriana sufrió por la ingratitud de sus hijos, apart de ello tenía una extraña enfermedad (hoy conocida como catalepsia) pareciía que había muerto, pero volvía a respirar.
Los hijos ya staban desesperados, se molestaban demasiado cada vez que se enteraban que seguía viva, llegaron a tal grado que hasta planearon asesinarla. Victoriana siempre le pedía a Dios por sus hijos para que les ablandara el corazón a sus tres hijos.
 
En agosto de 1894, Doña Victoriana Hurtado volvió a parecer haber muerto, sus hijod sin pensarlo dos veces, la llevaron al panteón de Belén. Sus hijos: Octaviano, Alejandro y Javier, escabaron la fosa donde sepultan a la persona que les dió la vida.
 
Secuenta que en la noche un grito desgarrador rompe el silencio nocturno, el velador se asustó y pronto fué a ver de donde provenían los horrendos gritos, y para despues ver la mano ensangrentada de Victoriana que salió de las piedras donde fué sepultada, alo cual al siguiente día varias personas rodearon y se acercaron a aquél lugar al ver la mano convertida en piedra, como el corazón de sus hijos, eso indicaba que había sido enterrada viva.
 
Se dice que cuando sucedió la petrificación de la mano, sus tres hijos murieron de un infarto, muriendo en la miseria, sin ni un centavo. Porque Victoriana todo lo dio a la caridad, dejando a sus hijos en la calle.
 
Nota: En la tumba de la honorable Doña Victoriana Hurtado, se alcanzan a ver las tres caras, que son sus hijos, y eo no fué hecho a drede, las caras están impregnadas en la piedra. sólo que en la foto que puse no se notan.